El punto de venta ha representado un lugar donde todos los elementos de comercialización se hacen presentes. Es el sitio donde consumidor y producto se encuentran.

Gracias a diversas estrategias el punto de venta cobra mayor relevancia para los consumidores. Las marcas hoy tienen que desarrollar estrategias más creativas, ya que la atención del shopper no se consigue tan fácilmente como años atrás.

En el punto de venta se deben desarrollar estrategias con la finalidad de atraer un determinado segmento de clientes. Sin embargo, las estrategias deben considerar el tipo de categoría del producto. Es decir, si se trata de productos que se adquieren por medio de compras impulsivas como dulces o revistas. O si hablamos de equipo de cómputo, donde se requiere diseñar una experiencia atractiva para mostrar los beneficios que tiene cada producto al consumidor.

Asimismo, si se trata de productos de farmacia, que debido a que cada producto cuenta con distintas especificaciones se deben considerar estrategias pensando en las demandas de cada consumidor.

Por otro lado, las tiendas minoristas están aumentando su presupuesto para tener tecnología en el punto de venta. Una encuesta reveló que el 60 por ciento de los minoristas analizados están aumentando sus presupuestos de tecnología, con la finalidad de ofrecer una mayor personalización de sus servicios. Según el estudio, se prevé un aumento del 50 por ciento en inversiones de tecnología como la Inteligencia Artificial (IA) en las tiendas minoristas para 2020.

Cabe señalar que hoy en día el consumidor promedio no desea asistencia a través de, por ejemplo, chatbots, ya que privilegia el servicio al cliente a través de una persona. Según la encuesta, el 80 por ciento de los encuestados mencionó que privilegian el servicio al cliente a través de una persona, mientras que el 7 por ciento señaló que optan por un asistente virtual o chatbot.

Por tanto, para optimizar la experiencia del cliente con las tecnologías disponibles ofrecemos los siguientes consejos:

1. Construir una experiencia alrededor del cliente.
2. Proporcionar ofertas según los datos procesables en tiempo real.
3. Favorecer la interacción en el punto de venta para comprender el comportamiento del cliente.