De 8 a 10 segundos es el tiempo que un cliente mira el aparador de una tienda.

Algunos pensarán que una adecuada organización al interior de una tienda es cosa sencilla, pero si estos 4 errores comunes de un visual merchandising se encuentran en tu retailer, tienda de ropa, calzado o cualquiera que sea tu giro comercial, será complicado que tu target aumente y que tus clientes de muchos años comiencen a no ser leales y acudan con la competencia.

De acuerdo con el libro Diseñar para los Ojos, del especialista en mercadotencia Joan Costa, los clientes o consumidores cuando pasan frente a un aparador o escaparate miran a través de él de 8 a 10 segundos, un momento que puede definir la entrada a tu tienda y el consumo de tu mercancía si lo que ve desde el escaparate le agrada, y este lapso seguro incrementará al encontrarse con un visual merchandising atractivo, que sea congruente con tus productos y tu propia marca.

 
Especialistas en hábitos de consumo refieren que un gran porcentaje de las compras que se hacen a lo largo de nuestra vida son por impulso, y muchas de esas compras fueron gracias a un visual merchandising innovador, congruente con tu marca y propositivo que hace que tus productos se vendan solos, sin necesidad de tener a algún empleado detrás del cliente.
Pero esto puede no ocurrir cuando no se invierte lo suficiente en ambientar tu tienda o cuando en la estrategia de visual merchandising no se recurrió a los elementos adecuados que acerquen y enamoren al target.
Con el propósito de no caer en ideas o estrategias que, en lugar de beneficiar a tu marca, la perjudiquen, estos son 4 errores comunes que se cometen al momento de llevar a cabo un visual merchandising.

DEJAR DE SER UNA TIENDA PARA CONVERTIRSE EN UN ANTRO

La iluminación al interior de un retailer o tienda donde se vendan productos específicos o propios de la marca puede darle un toque especial, fresco, contemporáneo y atractivo no sólo al espacio de la tienda, sino también a la mercancía que ella se venda. Tener una buena iluminación puede darle un valor agregado a la experiencia de compra donde el target se sentirá cómodo, pero si el abuso en cierto tipo de luz prevalece, lo que también prevalecerá serán las bajas ventas porque tus clientes no se sentirán motivados a entrar a tu tienda, ya ni hablar de una posible compra.
No permitas que tu tienda se convierta en un antro al que no entrarías ni tú mismo.

ESCAPARATES DE ENTRADA QUE IMPIDEN MIRAR AL INTERIOR DE LA TIENDA

Si ya invertiste en un visual merchandising al interior de la tienda, permite que esos 8, 9, 10 o más segundos que el target mire a través de él le permitan mirar lo que hay adentro, sienta curiosidad por entrar y ver más, y al final compre más de lo que tenía planeado. Es común colocar un back con diseño tras los maniquíes del escaparate que da al exterior de la tienda; sin embargo, lo más recomendable es que los potenciales clientes puedan ver a través de dicho escaparate.

NO COLOCAR PRECIOS

El no colocar precios no sólo hará que tus clientes potenciales ronden por toda la tienda buscando a alguien que los oriente sobre el precio de cierta prenda o determinado artículo, sino que el target, al no tener disponible un precio del producto en el que tiene interés, probablemente decida salir de tu tienda y buscar otras opciones.

CREER QUE NO ES NECESARIO UN VISUAL MERCHANDISING

Como se mencionó al inicio, expertos coinciden en que un gran número de las compras realizadas por impulso son gracias a lo que miran dentro de una tienda; y no sólo se trata de lo la calidad de la mercancía, sino que una decoración adecuada, una iluminación correcta, música de fondo congruente con tu marca, colores atractivos, en resumen, contar con un visual merchandising innovador, creativo y efectivo siempre es necesario ya que repercutirá en las preferencias de tu target, hará que clientes potenciales compren tus productos y, en consecuencia, tu marca será fácilmente ubicada entre tus competidores. Creer que no se necesita de un visual merchansing no es lo ideal ni lo más benéfico para tu marca.